Para cualquier obra, reforma o montaje que vayamos a llevar a llevar a cabo es necesario conocer bien los materiales que vamos a utilizar. Esto sirve también para nuestra materia prima favorita, el acero inoxidable.

Aunque puedan parecer iguales, lo cierto es que existen varios tipos de acero inoxidable y no todos tienen las mismas características, por lo que son diferentes y pueden tener distintos usos.

¿En qué se diferencian el acero inoxidable 304 y el 316?

Lo primero que diremos es que ambos son austeníticos, es decir, los átomos del hierro y carbono presentan una ordenación en forma de austenita. Ya explicaremos esto en otro post, pero esto es clave para explicar la resistencia de este material a cualquier condición.

Resistencia a la corrosión, su principal diferencia.

La clave está en la composición del acero inoxidable. Tanto el acero inoxidable 304 como el 316 son muy resistentes a la corrosión, pero hay una diferencia clave. El 316 contiene Molibdeno (en un 2%-3%) y el 304 no.

El acero inoxidable 304 es resistente a ciertos ácidos como el sulfúrico o el fosfórico. Pero el acero inoxidable 316, gracias al Molibdeno, es más resistente a la corrosión en general, sobre todo cuando el contenido de iones de cloruro es mayor. Esta condición es clave y convierte al 316 en un material perfecto para utilizarlo como “acero marino”.

Diferencias en cuanto al uso.

Esta diferencia en la composición los hace útiles para distintas cosas. Por poner ejemplos simples, el acero inoxidable 304 se utiliza en los electrodomésticos de nuestra casa, o en muebles de cocina, barandillas y puertas de acero inoxidable en cualquier edificio… Mientras que el acero inoxidable 316 se utiliza para material quirúrgico o elementos que van a estar en constante contacto con el agua del mar o piscinas, etc.

Otras diferencias.

Entre el resto de diferencias la principal puede ser el precio. El hecho de contener Molibdeno y ser más resistente a la corrosión, hace que el acero inoxidable 316 sea más caro que el 304.

¿Qué acero inoxidable es mejor, el 304 o el 316?

La respuesta es muy sencilla, dependerá del uso que le vayamos a dar. Como hemos mencionado anteriormente, para cualquier uso cotidiano, para maquinaria, para arquitectura, puertas o barandillas de acero inoxidable, con el 304 es más que suficiente.

Sin embargo si vamos a fabricar algo que vaya a estar expuesto continuamente a ácidos, cloruro, etc. Lo mejor será que utilicemos 316.

En Arper Inox utilizamos ambos materiales de manera regular, por lo que podemos aconsejarte acerca de cuál puede ser la mejor opción para ti. Si estás pensando en llevar a cabo una reforma, obra o cualquier tipo de montaje que requiera de acero inoxidable, contacta con nosotros y te daremos toda la información que esté en nuestra mano.